Finca Cafetera El Horizonte

¿Por qué una finca familiar cafetera como El Horizonte es para nosotros como familia una propiedad tangible y real y a la vez, intangible e inspiradora?

Esta pregunta me la hice cuando regresé al Quindío después de mi vida citadina y de trabajo dedicado a la educación en Bogotá. Esta tierra campesina, que mi padre amaba y que adquirió hace ya 50 años, hizo renacer en mí la admiración y despertó aún más mi capacidad de observación hacia toda esa naturaleza que nos rodea.

Realmente sentí que esta tierra, que es una propiedad física y sin importar cuál sea su extensión: pequeña… mediana…o grande… tiene una característica especial, es una tierra generosa, porque produce sin esfuerzo y acoge con amor, como en un abrazo, los cultivos tradicionales de café, plátano, yuca, maíz, y los árboles frutales de naranja, mandarina, papaya, guanábana que florecen y nos dan sus mejores frutos.